martes, 15 de julio de 2008

Continuando

Me llevo con el blog en la cabeza casi todo el día, que si pondré esto, que si publicaré lo otro y al final, ahí se queda, no lo muevo porque me parece que cualquier cosa que vaya a colgar resultará insignificante o aburrido, así que me he propuesto no pensar tanto, escribiré lo que me apetezca y listo, si tengo que colgar las fotos otro día, así será, no tiene por qué ser armoniosamente perfecto.

Hoy es un día normal, bueno, no tanto, es Martes, día de Mercadillo (aquí se llama así, "Los Martes", es decir, cuando alguien dice que va a comprar a los gitanos, se dice "Voy a los Martes"), pero no es un Martes de mercadillo normal, no se ve mucha gente por la calle, así que me temo que hoy de nuevo será un día sin mucha venta en la tienda. Al menos ya sabemos que se cerrará, solo falta concretar una fecha y no sé si tengo ganas de saberla o prefiero dejar pasar los días.
Que pena me da. Cuatro años después y siendo el local propio que no prospere esta empresita, es una verdadera pena. De todas formas será una experiencia más, como me decía uno de los representantes más simpáticos que hemos tenido, de todo se saca algo bueno no?.

Hemos pasado de todo, robos, intentos de robo con nocturnidad y alevosía, timos con billetes falsos, timos con supuestas empresas de publicidad, inundaciones, goteras. Pero también hemos conocido a mucha gente, muy buena gente. Tratar con el público no siempre es fácil y a mi me gusta aunque me ha pasado casi de todo, de verdad, por eso espero, a pesar de mil anécdotas, llevarme lo mejor de ello.