sábado, 26 de julio de 2008

Nawja susurra

Nawja no tiene voz, posee susurros que se le escapan, excepto cuando se sube a un escenario. Es sensual y sexual y lo sabe, no tiene coreografías, posa para la cámara como si fuera una top model, hace guiños al público, lo piropea, lo alaba y le regala canciones.
La noche no podía presentarse mejor, el clima era estupendo, y tratandose de Sevilla no sudar durante toda la tarde y llegar apestando al concierto ya era todo un triunfo, pero lo conseguimos, previamente, de cervecitas en una plaza y a las 22.30 ya estabamos dentro del Patio de Diputación esperando
Nawja aparece por la izquierda, de rojo, con un vestido de inspiración china que le marca las curvas y con unos cortes a los lados que le permite jugar con el vestido durante todo el concierto. Sin maquillaje pero con tacones, despeinada pero con mechas cuidadas. Puede gustar o no, pero sin duda es especial.

Empezamos con Death for you (No blood) y el concierto que dió junto a Carlos Jean en Sevilla se presentaba con algún tono "acústico", si hasta el público nos mandó callar y nos intentó insultar llamandonos novatos en esto de los conciertos. Supongo que en Sevilla los conciertos al aire libre y con pocas entradas puestas a la venta (aunque todas vendidas) se escuchan en silencio y a nosotros que nadia nos habían dicho las reglas.., aunque Nawja tuvo el detalle de otorgarnos nuestro minuto de gloria y reirse de nuestras ocurrencias al más alto tono de voz posible.

Y siguió subiendo el ritmo, de la música, de los altavoces y de las luces. Un par de percances, inampreciables para muchos de los que allí estaban, supongo que era la primera vez que escuchaban el disco. Pudimos escuchar el disco nuevo enterito (Till it breaks) y además nos brindaron una canción del anterior disco de Nawja en solitario (Walkout).

La noche se hizo corta, pero ellos tenían que rondarla, aunque para mi gusto, Sevilla en verano da poco de sí.