lunes, 3 de agosto de 2009

Glossy

Sólo tengo dos gafas de marca, bueno, tenía, esta semana pasada perdí las Glossy de Dior que me regaló mi chico el año pasado por mi cumpleaños, no ha llegado al año, y no sé como no he llorado por la pérdida.
Así que me he quedado con las wayfarer y alguna que otra de Mango que tengo en la estantería del dormitorio guardadas desde hace mil años.

Estabamos en la playa con un calor sofocante, mi madre, mi abuela, una amiga de ambas, la peque y yo, a eso de las 18.30, justo antes de irnos a tomar el café decidimos pegarnos el último baño para aguantar el resto de la tarde fresquitas.

Yo pensaba meter a la niña en el agua para quitarle toda la arena y salirme, así que no me quité las gafas.

Me metí en el mar hasta la cintura y miro para atrás, mi abuela (que tiene 73 años pero ya me gustaría que la vierais lo en forma que está..) mete el pie en un boquete y está a punto de caerse dentro del agua por dos veces seguidas. En eso que mi madre se acerca a nosotras para ver si estamos bien, mira al fondo del mar y me dice... "la niña.., la niña...", miro para dentro y veo la ola más grande que jamás he visto cuando se tiene el agua por la cintura. Sabía que tenía que saltarla, porque meterte dentro de la ola con un bebé de 10 kilos por mucho que tenga 2 años (sí, es super delgadita) y sepa sujetarte a tí es peligroso. Salto pero no puedo hacerlo del todo ya que lo que más temía era que se me fuera la peque de los brazos y el agua nos tapó por completo. La niña ni se inmutó, no tragó nada de agua, así que el susto no fué nada para ella.

Yo salí con las tetas al aire casi hasta la orilla, que oye, cuando una lo hace queriendo todavía, pero la cara de gilipollas que se me quedó cuando me miré y tenía los dos melones al aire fué un poema!!! Eso sí, los dos chavales que estaban a nuestro lado se pusieron finos mirando, ayudando no eh? pero mirando todo el rato que pudieron y más.

Mi abuela se pegó un buen revolcón en el agua, tanto que al día siguiente tenía el cuello que no podía moverlo y mi madre también se llevó parte de susto porque no creía que la niña iba a aguantar en mis brazos. La pobre, se metió dentro de la ola y no sabía donde estaba, sólo se veían pompas y más pompas y no sabía por donde salir..

Total, que tengáis cuidaíto con el agua que está traicionera, yo me he llevado toda la vida nadando, desde que era pequeñísima y renové alguna vez el título de socorrismo y aún así me dí un buen susto el otro día a pesar de conocer la playa desde que nací.

El caso es como os contaba al principio del post..., he perdido mis glossy negras, que estaban impolutas, impecables, que me encantaban, así que me tengo que comprar otras, o en su defecto pedirlas por mi cumpleaños.. y estaba dudando si conseguir el mismo modelo u otro muy parecido..., a ver que me decís..

Estas son las que he perdido y de las que estaba enamorada.


Y este es el modelo DIOR 60 que no varía casi nada en el precio y que vista así (no me las he probado) parecen que al ser menos redondas y más cuadraditas tienen un toque más elegante ¿ no os parece ?

3 comentarios:

Muaka dijo...

A mi me gustan las dos que bonitas y que mala suerte perderlas encima que fueron un regalo y menudo susto en la playa a mi me ha pasado y es gracias que es mas el susto que lo que paso pero hay que tener mucho cuidado

Un besazo!

Miss A dijo...

Jo, menudo susto.
Yo siempre he estado detrás de las Glossy, pero el otro modelo que pones tiene muy buena pinta, sería cuestión de verte con las dos.

pinki dijo...

menudo susto, Boggue. Menos mal que al final no paso nada. Besotes